APORREADO DE BACALAO CON BONIATO

 Esta receta con un nombre tan curioso me sirve para realizar una preparación con boniatos. En España acabamos de iniciar la temporada de este tubérculo y me parecía conveniente hacer una receta que diera a conocer las posibilidades de esta hortaliza.

Creo que en España es bastante conocido, durante la posguerra el boniato fue extraordinariamente útil para la alimentación de la población, pero actualmente su consumo directo ha caído en descenso, no se sabe bien por que,  y se limita casi exclusivamente al asado en el horno.

Sin embargo en Sudamérica, de donde es originario, y en los países asiáticos los boniatos son un alimento básico que se consume desde hervido a frito o  triturado y como ingrediente principal de dulces y pasteles (tengo en este mismo blog un postre muy delicioso en la que se combina el boniato y el membrillo del que también es la época de recolección). Quizás sería interesante recuperar estos usos en nuestra cocina ya que tiene muchas posibilidades en combinaciones dulce y salado, y como guarnición de carnes y pescados. Tampoco debería escatimarse el consumo de este tubérculo en la alimentación de los niños, y no solo por su valor nutritivo, sino por el placer de conocer una hortaliza tan agradable en olor y sabor.

En cuanto a la receta en la que interviene, "aporreado" de bacalao, decir que se trata de una receta típica cubana, pero que al probarla su sabor me ha resultado tremendamente familiar, como si se tratase de una receta de por aquí. La elaboración es muy sencilla, como en cualquier receta popular.

Espero que os guste.


Ingredientes (para 4 personas): 
      
2 boniatos, 800 gr. de bacalao (utilicé bacalao fresco pero puede utilizarse desalado), 2 dientes de ajo, 1 cebolla grande, 2 tomates maduros, 1 cucharadita de tomate concentrado, 2 pimientos verdes, 1/2 pimiento rojo, un ramillete de perejil, 1 hoja de laurel, 1 vaso de vino blanco seco, aceite de oliva, sal y pimienta.

Preparación:

Lavamos el bacalao.

Picamos fino la cebolla.

Picamos fino los dientes de ajo.

Pelamos los tomates, quitamos las semillas y troceamos en daditos pequeños (concassé).

Picamos fino el perejil.

Troceamos en daditos pequeños los pimientos.

Cepillamos los boniatos bajo el agua.

Elaboración:

Echamos enteros los boniatos en una cazuela, cubrimos de agua y añadimos un buen puñado de sal. Cocemos hasta que estén blandos (entre 15 y 25 minutos según tamaño). Cuando comprobemos que están su punto apartamos del fuego, escurrimos y dejamos enfriar. Cuando estén fríos pelamos y cortamos en rodajitas de medio cm. aproximadamente. Reservamos 

En una cazuela con agua fría ponemos los trozos de bacalao y llevamos a ebullición a fuego medio. Cuando el agua comience a hervir sacamos el bacalao de la cazuela y los ponemos en un recipiente con agua fría con cubitos para cortar la cocción. Escurrimos y quitamos la piel y revisamos para eliminar las espinas que pudiesen haber en los lomos del bacalao. Reservamos.

En una sartén grande con 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva sofreímos, con cuidado de que no se queme, la cebolla. Cuando comience a ablandarse añadimos los ajos y los pimientos y seguimos sofriendo. Pasado unos minutos añadimos el vaso de vino blanco y dejamos cocer para que pierda el alcohol. Añadimos entonces el tomate, la cucharadita de tomate concentrado y la hoja de laurel. Salpimentamos al gusto y dejamos sofreir el conjunto hasta conseguir que quede como confitado pero sin quedar seco.

Añadimos entonces el bacalao que vamos desmenuzando sobre todo el sofrito. Mezclamos bien con el sofrito y dejamos cocer a fuego muy suave durante un periodo no superior a 10 minutos. 

Presentación:

Pasar directamente a la fuente de servicio, o a los platos individuales rodeando el sofrito con las rodajitas de boniato. Espolvoreamos sobre todo ello el perejil.

Listo.

ALERGENOS:

PESCADO, SULFITOS.



CONVERSATION

2 comentarios:

  1. Jose Ramón, te decía el otro día que vendría a ver tu receta, como dices, es natural que este plato cubano te recuerde a nuestra cocina, a mí, sin haberlo comido, me resulta muy similar a los sofritos que hacemos, y el boniato cocido, que yo suelo hacerlos con especias como Canela, Anís, etc, cada semana, son sabores muy nuestros, y con el bacalao es lo más, quizás por eso este sencillo plato nos recuerde tanto a la cocina Mediterránea.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. El sabor es de aquí 100%, me recuerda un arroz con bacalao. Según tengo entendido la guarnición del boniato es la que mas utilizan. Ten en cuenta que en los países americanos este tubérculo está a la orden del día y con muchas elaboraciones distintas. Resulta un contraste delicioso. La receta es típica en Cuba aunque parece ser que fue introducida en época colonial por españoles y de ahí la semejanza de sabores. Un saludo

    ResponderEliminar

To top