domingo, 31 de enero de 2016

TAGLIATELLE CON RAGÚ DE CORDERO Y ALCACHOFAS

Es costumbre en casa incorporar al menú una vez a la semana un plato de pasta. Nos encanta, y las posibilidades que aporta este producto lo hacen sumamente atractivo.

Hoy hemos querido probar nuevos sabores y hemos buscado una combinación que nos resultara distinta.

He optado por esta en la que se utiliza la carne de cordero, una carne que no solemos utilizar muy a menudo en casa, y las alcachofas, extraordinaria hortaliza de la que tenemos la suerte de poder obtenerla directamente de la huerta; se ha utilizado una pasta larga, los tagliatelle, que ha resultado estupenda para este plato.

Espero que os guste.



Ingredientes (para 6 raciones):
                                                                      
400 de tagliatelle, una paletilla de cordero deshuesada, 6 alcachofas, 4 tomates maduros, 100 gramos de parmesano, 1 cebolla, 2 diente de ajo, ½ vaso de vino blanco seco, ½ vaso de caldo de carne, 1 rama de romero fresco, 1 ramita de tomillo fresco, 1 hoja de laurel, 3 limones, aceite de oliva, sal y pimienta.

Preparación:

Cortamos la carne de cordero en dados pequeños y lo salpimentamos.

Exprimimos el zumo de tres limones y lo incorporamos a un bol con agua.

Pelamos las alcachofas, quitando las hojas exteriores duras, cortamos el rabo de las mismas y troceamos el corazón de la misma en cuatro pedazos los cuales los limpiamos de los pelos interiores que puedan llevar. Inmediatamente de realizar esto con cada alcachofa echamos estos trozos al bol de agua con limón y cubrimos el mismo con un plato pequeño para conseguir que estos trozos queden completamente sumergidos en el agua. Con esto conseguimos que las alcachofas no se ennegrezcan. Laminamos estos trozos de alcachofa.

Pelamos los cuatro tomates, quitamos las semillas y troceamos en pedacitos pequeños. Sazonamos.

Picamos la cebolla y la sazonamos.

Pelamos los ajos y dejamos enteros.

Laminamos el queso parmesano en virutas finas.

Elaboración:

En una cazuela de barro con aceite sofreímos la cebolla con los dientes de ajo enteros, el romero, el tomillo y el laurel. Damos unas vueltas y añadimos la carne de cordero y lo doramos.

En ese momento incorporamos el vino. Cuando se haya evaporado echamos el tomate y el caldo y dejamos cocer durante 15 minutos a fuego lento.

Mientras, escurrimos las alcachofas que teníamos en el agua con limón, las sazonamos y freímos a fuego fuerte en otra sartén. Hemos de tener cuidado de que no se quemen.

Las añadimos al cordero, mezclamos bien y apagamos el fuego.

Cocemos la pasta en abundante agua hirviendo con sal. Cuando estén en su punto, las apartamos, escurrimos y refrescamos con agua fría.

Las añadimos al ragú de cordero y las mezclamos bien. Calentamos un poquito.

Presentación:

Emplatamos y añadimos las virutas de parmesano por encima.

Listo, así de fácil.

Importante: Tanto el texto como las imágenes publicadas en este blog están protegidas bajo una licencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario