domingo, 24 de noviembre de 2013

ARROZ CLARICO DE CARNE

       Vuelvo a las recetas tradicionales de mi comarca. De nuevo el arroz como protagonista como buenos levantinos, y de nuevo las cosas sencillas y económicas que imperaban en la filosofía de la huerta y en la necesidad de subsistir en una época anterior que no era fácil mantener a una familia (¿Cómo ahora?).

           El que se utilicen ingredientes económicos, el que su elaboración sea sencilla no quiere decir que no se pueda conseguir un plato de extraordinario sabor, consiguiendo un caldo insuperable y rematado por el toque final de la utilización sorprendente en un plato de este tipo de la hierbabuena, que da un aroma inigualable al comerlo.

           Sabiduría de nuestros mayores para aprovechar los recursos disponibles en cada zona y crear unos sabores maravillosos que no debemos olvidar.


           Espero que os  guste.
























Ingredientes (para 4 personas):


           Una gallina pequeña troceada, un hueso de cerdo, un hueso de ternera, 2 costillejas de cerdo, 1 trozo pequeño de tocino fresco, 4 morcillas de cebolla, 1 vaso de arroz (250 gr.), 150 gr. de garbanzos, 1 hoja de apio, 1 nabo, 1 cucharadita de hierbabuena, sal y colorante alimentario.
           (Perdonar que no defina la cantidad de la carne de una forma más exacta, pues es costumbre pedirla en la carnicería así “Ponme un huesecico de cerdo, otro de ternera y una gallina pequeñica para hacer un caldo”)

 


Preparación:


      La noche anterior se ponen a remojo los garbanzos en agua.

          Se lava la carne troceada.

 Se corta la hoja de apio en trozos.

 Se pelan las patatas y el nabo y se lavan bien. Las patatas si son muy grandes se trocean en pedazos más pequeños.

 


Elaboración:

 
          Esta receta se ha realizado en una olla a presión.

        En la olla se echan toda la carne, el tocino, los garbanzos, el apio, las patatas, el nabo, se cubre con agua (entre 1 ½ y 2 litros), se sazona y se echa un poco de colorante.

        Se pone al fuego y cocinar durante 30 minutos. Pasado este tiempo se aparta y cuando salga toda la presión se abre.

        Ya abierta, se vuelve a poner al fuego y se incorpora el arroz, las morcillas y la hierbabuena, se prueba de sal y se deja hervir durante 15 o 20 minutos, hasta que el arroz esté en su punto.

           En ese momento se aparta y se deja reposar.

           El nabo se echa para dar sabor, por lo que normalmente se desecha al finalizar.

          Se pasa a los platos y se deja que el guiso se enfríe otro poco. Para mi es mejor que se sirva un poco frío, ya que así se puede saborear mejor.

           Listo
 
 

Importante: Tanto el texto como las imágenes publicadas en este blog están protegidas bajo una licencia

5 comentarios:

  1. Que facil parece, tendré que probarla!
    Un beso,
    Nika

    http://eldenika.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Y nosotros pensando en qué hacer de comer mañana. Por supuesto, un arroz clarico. Muy buena pinta, sí señor. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Se puede hacer con los restos del cocido?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tradicionalmente no es un plato de aprovechamiento. Yo no lo haría, máxime cuando es tan sencilla su elaboración, hay sabores distintos.

      Eliminar
    2. cada semana la hago en casa... y lo que me queda nos lo comemos al día siguiente, porque, aunque el arroz está pasaico, caliente, está espeso y sabe muy bien... un diez de receta

      Eliminar