Translate

domingo, 24 de enero de 2016

ALCACHOFAS ALIÑADAS

Siempre encontramos en las alcachofas las aliadas perfectas para preparar un buen plato.

Mil formas de elaborarlas, mil maneras de presentarlas, miles de combinaciones con otros productos, y siempre tendremos la certeza de que no fallaremos con ellas.

En esta ocasión vamos a preparar un entrante con un sabor contundente en el que es la única protagonista. Nos deja un sabor de boca estupendo que nos creará un buen inicio de comida. 


Espero que os guste.


Ingredientes (para 12 porciones):

12 alcachofas, 2 tomates maduros, 3 dientes de ajo, 1 hoja de laurel, 1 rama de tomillo fresco, 2 cucharadas de vinagre de jerez, 1 vado de vino de jerez seco, ½ vaso de aceite de oliva, 1 cucharada de azúcar extrafino, 1 cucharadita de sal, pimienta recién molida y tres limones.

Preparación:

Exprimimos el zumo de tres limones y lo incorporamos a un bol con agua.

Pelamos las alcachofas, quitando las hojas exteriores duras, cortamos el rabo de las mismas y troceamos el corazón de la misma en cuatro pedazos los cuales los limpiamos de los pelos interiores que puedan llevar. Inmediatamente de realizar esto con cada alcachofa echamos estos trozos al bol de agua con limón y cubrimos el mismo con un plato pequeño para conseguir que estos trozos queden completamente sumergidos en el agua. Con esto conseguimos que las alcachofas no se ennegrezcan. Sazonamos.

Pelamos los dos tomates, quitamos las semillas y troceamos en pedacitos pequeños. Sazonamos.

Pelamos los ajos y los fileteamos.

Elaboración:

En una cacerola no muy grande, justo para que cojan las alcachofas, echamos todos los ingredientes excepto las alcachofas.

Llevamos a ebullición y en ese preciso instante incorporamos las alcachofas escurridas del agua en la que las teníamos. Añadimos ½ vaso de agua y tapamos con una hoja de papel vegetal que cubra la superficie del guiso (no tapar con la tapadera de la olla).

Dejamos hervir durante 10 minutos.

Pasado ese tiempo destapamos y damos la vuelta a los trozos de las alcachofas y dejamos cocer de 10 a 15 minutos más tapadas de nuevo.

Pasado ese tiempo apartamos del fuego, dejándolas enfriar en el jugo de la cocción.

Presentación:

Es conveniente servir tibias.

Podemos servir en un plato al centro de la mesa, o bien distribuir en raciones individuales, según lo requiera la ocasión.

Listo, así de fácil.

Importante: Tanto el texto como las imágenes publicadas en este blog están protegidas bajo una licencia

1 comentario: