domingo, 18 de enero de 2015

QUISQUILLA (de la Bahía de Santa Pola)

Es posible que en ocasiones especiales tengamos que  preparar un menú especial. En estas ocasiones quizás tengamos que utilizar productos que se salen de nuestro presupuesto, por eso es conveniente administrar muy bien nuestras compras y utilizar ingredientes que, si bien son caros, nos puedan dar un gran rendimiento en la preparación de un evento especial.

Este es el caso de la quisquilla, un producto de gran calidad, fresco, apetecible por todos y que aunque puede alcanzar un precio elevado podemos utilizar como un entrante extraordinario que va a satisfacer a todos sin tener que emplear gran cantidad.

En nuestra zona tenemos la suerte de tener este producto al alcance de la mano; la Bahía de Santa Pola proporciona, a parte de otros productos del mar,  una quisquilla de una calidad suprema. La podemos encontrar fresca y a unos precios realmente buenos.

Por otra parte la elaboración de la quisquilla es realmente sencilla, agua y sal son casi sus únicos ingredientes, aunque para conseguir una cocción perfecta debemos de controlar muy cuidadosamente los tiempos en su proceso.

Espero poder explicar bien el mismo.




Ingredientes:

500 gramos de quisquilla, agua, sal, 3 hojas de laurel y unas piezas de clavo de olor. (He utilizado el laurel y el clavo para aromatizar el agua de la cocción pero es opcional usar estos productos).

Elaboración:

Ponemos a hervir en una olla agua y un buen puñado de sal. Añadimos el laurel y el clavo.
Cuando el agua esté hirviendo añadimos la quisquilla y esperamos a que el agua empiece a hervir de nuevo. Cuando veamos subir las primeras burbujas apartamos del fuego.
Inmediatamente sacamos la quisquilla del agua y la cubrimos con hielo picado o cubitos pequeños para cortar la cocción.

La carne de la quisquilla debe quedar entera.

Una vez enfriada podemos servirla. Se puede reservar en el frigo cubierta con papel film para evitar que se seque.

Como veis es todo muy sencillo, solo tenemos que estar pendiente de cumplir los tiempos y apartar la quisquilla para que no se nos pase. Obtendremos un plato exquisito.

Listo.

Importante: Tanto el texto como las imágenes publicadas en este blog están protegidas bajo una licencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario