domingo, 5 de octubre de 2014

PERAS AL VINO RELLENAS CON CREMA DE QUESO

Quería preparar de nuevo una receta de un postre. Hace unas semanas que había visto esta receta y me propuse hacerla. No había probado nunca esta forma de preparar las peras y quería ver que tal resultaba.

La experiencia ha resultado extraordinaria; mientras se cocían la cocina se impregnó de una aroma muy agradable que se mantuvo todo el tiempo que estuvieron en reposo; cuando probé la crema de queso resultó con un sabor increíble y cuando se sirvió en la mesa en un principio,  por el aspecto de las peras con este color del vino,  creó un poco de incertidumbre, incertidumbre que desapareció en el momento en que se tomó el primer bocado transformándose en una admiración unánime de todos. La combinación de las peras, tiernas, con un sabor a canela insuperable, la crema de queso, suave, dulce, el almíbar, meloso, acrecentando y mezclando todos los sabores, ha resultado impresionante. Todo un éxito.

Además, como podréis comprobar leyendo la receta, su elaboración es muy sencilla, y aunque se necesita tiempo para conseguir el sabor tan especial, esto no es óbice para que nos incomode al realizar el resto de los platos de la comida. Es cuestión de organización.

Nos ha gustado mucho.


Ingredientes (para 4 personas):

4 peras (en este caso utilicé del tipo “conferencia”) maduras pero firmes, 1 botella de vino tinto (del Penedés), 1 vaso de azúcar, 4 palos de canela. Para el relleno: 1 tarrina pequeña de queso cremoso tipo Philadelphia, 1 vaso pequeño de nata liquida, 4 cucharadas de azúcar y un chorro de coñac.

Preparación:

Se vacían los centros de las peras con un descorazonador. Se pelan dejando los rabos.

Elaboración:

En una cazuela lo suficientemente grande para que cojan las cuatro peras echamos la botella de vino y el vaso de azúcar. Removemos para disolver el azúcar. Incorporar los cuatro palos de canela.

Ponemos a cocer el vino. Cuando comience a hervir incorporamos las peras y cocemos durante quince minutos a fuego no muy fuerte con la cazuela destapada llevando cuidado de que no se deshagan las peras y cubriéndolas bien con el vino para que cojan color de forma homogénea.


Pasado este tiempo apagar el fuego y dejarlas en el almíbar durante unas horas (yo las tuve durante toda la noche) para que se impregnen bien del sabor del vino almibarado.

Cuando vayamos a preparar este postre sacamos y escurrimos bien las peras.

Una vez retiradas las peras ponemos el vino a reducir a fuego vivo.

Para el relleno:

En un bol batimos el queso con las 4 cucharadas de azúcar, añadimos el chorrito de coñac y la nata y seguimos batiendo hasta obtener la textura deseada.

Presentación:

Ponemos la crema de queso en una manga pastelera y rellenamos el centro de las peras.

En los platos colocamos las peras rellenas, una cucharada aparte de la crema de queso y el almíbar de vino que hemos reducido. Podemos adornar con los palos de canela utilizados en su cocción y unas ramitas de menta.


Importante: Tanto el texto como las imágenes publicadas en este blog están protegidas bajo una licencia.

2 comentarios:

  1. que postre tan delicioso! nunca he probado las peras al vino pero seguro que el sabor es delicioso.. y ese relleno.. mmm que rico!
    un beso!
    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda una sorpresa. Unos sabores exquisitos, nos gustó mucho.

      Eliminar