domingo, 5 de enero de 2014

FIDEOS GORDOS

             Estamos terminando las fiestas y siempre nos encontramos en el frigorífico restos de ingredientes que no hemos utilizado en su totalidad para las comidas especiales que hemos realizado. Es cuestión de aprovechar, más en estos tiempos, todas las compras especiales que hemos realizado para la comida y rentabilizar al máximo el gasto que hemos tenido, sobre todo siendo productos de una calidad excelente.

            Ayer, haciendo inventario de lo que disponíamos encontramos en el frigorífico un cascarón de pollo campero, con el hígado y la molleja, unas alas y un muslo de pavo, así como algún que otro trozo de pechuga de pavo, y unos trozos de hueso de ternera y cerdo que nos había sobrado de estos días. Nos preguntamos qué hacer para aprovechar todo esto; ya está: vamos a preparar unos “fideos gordos”, así llamamos en casa a una sopa que se puede realizar con diversos tipos de carne y pescado acompañados siempre con fideos del nº 4, que nos agrada muchísimo a todos.

          Así lo hemos hecho y el resultado ha sido extraordinario. Hemos conseguido un caldo con restos de ingredientes que por sí solos no tenían una utilización específica en otra receta digno de resaltar, con un sabor estupendo que nos ha encantado a todos.

          Como he comentado, es normal hacer esta sopa con otras carnes, normalmente aquí utilizamos la carne de conejo habitualmente para su elaboración, y pescados, con rape está buenísimo.

               Espero que os guste.


























-Ingredientes (para 4 personas):


          1 cascarón de pollo campero, unos trozos de pavo (un muslo, un ala, unos trocitos de pechuga) un hueso de ternera, otro de cerdo, (como he dicho aprovechando lo que nos ha ido sobrando de otras comidas, no son estos unos ingredientes específicos), 300 gr. de fideos del nº 4, 1 tomate, 2 zanahorias, 1 cebolla, 1 puerro, 1 pizca de nuez moscada, sal y 2 sobrecitos de colorante alimentario.

-Preparación:

       
          Limpiamos y troceamos la carne y los huesos. Salpimentamos.

          Limpiamos las verduras.

 -Elaboración:

        
              En la olla (olla tradicional, no a presión) donde vamos a hacer el guiso, ponemos la carne y las verduras, unos 3 litros de agua y un poquito de sal y comenzamos a hervir todo.

         A media cocción cuando veamos que las verduras están ya bien hervidas las separamos del caldo y trituramos con una batidora; volvemos a incorporar una vez triturada al caldo y añadimos los sobrecitos de colorante alimentario.

            Seguimos hirviendo todo a fuego lento, sin mucho arrebato, durante más o menos una media hora más. En ese tiempo vamos probando su punto de sal y vamos rectificando si así procediera.

             Pasado ese tiempo, apartamos del fuego y colamos el caldo que hemos obtenido.

        En otra olla incorporamos los fideos al caldo y una pizca de nuez moscada y ponemos a hervir unos 10 minutos aproximadamente, hasta que encontremos los fideos en su punto.

          Apartamos del fuego y servimos, acompañando en cada plato unos trocitos de carne que se pueda aprovechar, algún trocito de pechuga, hígados, muslos, etc. según podamos disponer. Aunque solos los fideos, y hay quien le gusta así, están riquísimos.

               Que os aproveche.

Importante: Tanto el texto como las imágenes publicadas en este blog están protegidas bajo una licencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario