domingo, 27 de marzo de 2016

PENNE RIGATTE CON ALCACHOFAS

Vuelvo a presentar un plato de pasta, nos encanta en casa. Todas las semanas siempre hay un día en el que preparamos un menú con este producto. Y la verdad es que no nos cansamos, las opciones que tenemos con la pasta son muy grandes, pudiéndolas combinar con carne, pescado, verduras; podemos darle sabores fuertes, picantes, suaves y añadirle todo tipo de salsas, quesos y hierbas aromáticas. Siempre encontramos nuevas sensaciones.

En esta ocasión hemos buscado una combinación básica, sin ninguna complicación con solo dos elementos principales: la pasta y las alcachofas. La hemos aromatizado con un poquito de vino blanco seco y caldo de verduras y hemos acabado su presentación con queso parmesano rallado.

La bondad de las alcachofas en la cocina hace conseguir un plato sabroso con una elaboración simple y muy sencilla.

Espero que os guste.


Ingredientes: 
    
350 gramos de penne rigatte (podemos utilizar cualquier tipo de pasta corta), 5 o 6 alcachofas, 1/2 vaso de vino blanco seco, ½ vaso de caldo de verduras, 1 diente de ajo, una cucharada de perejil picado, 60 gramos de parmesano rallado, aceite de oliva virgen extra, sal, pimienta y, opcionalmente 20 gramos de mantequilla.

Preparación:

Pelamos las alcachofas y troceamos los corazones en pedazos no muy pequeños (hice 8 trozos de cada corazón). Las echamos en un bol con agua y un limón escurrido para que no se pongan negras.

Pelamos el diente de ajo.

Picamos unas ramitas de perejil.

Elaboración:

Escurrimos las alcachofas, las sazonamos y rehogamos en una sartén con aceite junto con el diente de ajo y la cucharada de perejil picado.

Añadimos el vino blanco (1/2 vaso) y dejamos que se evapore completamente.

En ese momento añadimos el ½ vaso de caldo vegetal y cocemos a fuego no muy fuerte durante 10 minutos.

En una cacerola ponemos a hervir agua con sal. Cuando comience a hervir el agua añadimos la pasta y cocemos hasta que esté al dente. En esta ocasión tuve que tenerla durante 12 minutos, pero siempre tenemos que tener en cuenta la pasta que utilizamos y las indicaciones del fabricante.

Apartamos y escurrimos bien. En una cazuela mezclamos con las alcachofas y opcionalmente, a mí me gusta así, añadimos unos trocitos de mantequilla, mezclando todo bien hasta que se derrita por completo la mantequilla.

Presentación: 
                                           
Servimos en los platos aderezando con el parmesano rallado por encima.

Listo.

Importante: Tanto el texto como las imágenes publicadas en este blog están protegidas bajo una licencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario