domingo, 24 de mayo de 2015

ARROZ Y "NÁ"

Hasta ahora al preparar un arroz siempre he pensado que necesariamente debía incluir un ingrediente que fuese carne, pescado, marisco y, en algunas ocasiones añadir verduras, pero estas no eran el ingrediente principal. Es cierto que en algunas ocasiones como en el arroz huertano, típico de la comarca de la Vega Baja del Segura, cobran un protagonismo importante, pero al final incluimos el boquerón como ingrediente no vegetal; o el arroz con bacalao (arroz de “gramaores” como llamamos en mi tierra), con una gran cantidad de verduras pero siempre con otro que no es vegetal; la propia paella valenciana incluye gran número de verduras en su receta.

Entre las recetas que ya he publicado tengo el “Arroz claríco de vigilia” en el que solo son verduras y legumbre pero es un arroz caldoso y lo que en esta ocasión pretendía era preparar un arroz seco en el que la totalidad de los ingredientes fuesen vegetales.

He buscado, y al final he encontrado una receta que se adaptaba a mis gustos. Esta receta aparece en la siguiente dirección: http://recetasderechupete.hola.com/arroz-con-verduras-y-setas-arroz-viudo/8248/. He seguido sus instrucciones y he incorporado algunas cosas que siempre me apetecen añadir a un arroz, el romero, la albahaca; he preparado el caldo de verduras según mi criterio y al final he añadido las alcachofas, como no, guisadas al margen del arroz.


El resultado: extraordinario, no podía imaginar conseguir un arroz tan sabroso con solo verduras. Os encantará este Arroz y “ná”.


Ingredientes (para 4 raciones):

400 gramos de arroz, 1 cebolla morada, 1 cebolla blanca, 1 pimiento rojo, 1 pimiento verde, 4 tomates maduros, 2 dientes de ajo, 100 gramos de setas, 50 gramos de guisantes ya hervidos., unas hebras de azafrán, ½ vaso de vino blanco (fino), 4 alcachofas, aceite de oliva, sal y pimienta negra.

Y para el caldo: 1 tomate, 1 puerro, 1 cebolla blanca, 2 zanahorias, sal, aceite de oliva 1 cucharada de pimentón dulce y unas hebras de azafrán.

Preparación: 
                                                          
Lo primero que tenemos que preparar es el caldo y para ello troceamos los ingredientes del caldo, el tomate, el puerro la cebolla blanca y las zanahorias en pedazos grandes, los incorporamos a una olla y añadimos un poquito de sal, un chorreón de aceite la cucharada de pimentón dulce y litro de agua y unas hebras de azafrán. Ponemos a cocer a fuego medio y cuando comience a hervir bajamos la intensidad del fuego y dejamos cociendo hasta que vallamos a utilizarlo.

Mientras, vamos preparando el resto de ingredientes.

Picamos las dos cebollas y sazonamos.

Rallamos los 4 tomates, sazonamos y espolvoreamos sobre él una pizca de albahaca y otra de romero.

Picamos los pimientos, el rojo y el verde, y sazonamos.

Picamos fino los dientes de ajo.

Troceamos las setas y sazonamos.

Pelamos las alcachofas y troceamos su corazón en láminas finas.

Elaboración:

En una paella incorporamos 8 o 10 cucharadas de aceite y calentamos.

Cuando el aceite esté caliente, a fuego medio, incorporamos las cebollas picadas y los pimientos y sofreímos durante unos 5 minutos removiendo continuamente para evitar que se quemen.

Pasado este tiempo añadimos el ajo picado y las setas y seguimos sofriendo durante 10 minutos más.

Añadimos entonces el tomate rallado y comenzamos a sofreírlo todo. Damos unas vueltas y añadimos el medio vaso de vino blanco y unas hebras de azafrán.

Cuando el líquido del tomate y el vino se hayan evaporado bajamos el fuego e incorporamos el arroz. Damos unas vueltas para que se impregne bien el arroz y añadimos los guisantes escurridos.

En este punto si queremos podemos apagar el fuego y terminar el arroz en otro momento o bien incorporar el caldo de verduras que teníamos cociendo para acabar la elaboración.

Colamos el caldo y lo incorporamos a la paella dejando hervir a fuego fuerte al principio, hasta que comience a hervir, y a fuego medio el resto de la cocción, calcular 10 o 15 minutos. En cualquier caso ir comprobando la textura del arroz hasta que alcance su punto.
Apartar y dejar reposar durante 10 minutos tapando la paella con un paño de cocina.

Mientras tanto estamos elaborando el arroz, en una sartén aparte calentamos aceite abundante y comenzamos a freír las láminas de alcachofas que teníamos preparadas. Debemos cuidar de que no se nos quemen, por lo que es conveniente que el fuego no sea demasiado fuerte.

Cuando estén tiernas apartamos y escurrimos bien en un plato con papel absorbente.

Presentación:

En cada plato ponemos una ración y sobre ella repartimos unas láminas de alcachofas que hemos frito.

Listo.

Importante: Tanto el texto como las imágenes publicadas en este blog están protegidas bajo una licencia

5 comentarios:

  1. Pues para tener "na" este arroz tiene una pinta fantástica. Me quedo por aquí viendo lo que haces.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha resultado sorprendente el extraordinario sabor obtenido con este arroz. Me da la impresión de que no apreciamos suficientemente las posibilidades de las verduras en un arroz seco.

      Eliminar
    2. Ha resultado sorprendente el extraordinario sabor obtenido con este arroz. Me da la impresión de que no apreciamos suficientemente las posibilidades de las verduras en un arroz seco.

      Eliminar