domingo, 15 de febrero de 2015

RAPE CON MARISCO Y SU CREMA

Nos apetecía un plato con pescado. Queríamos algo distinto y me puse a buscar una receta que no tuviese demasiadas complicaciones y que fuera apetecible. De nuevo encontré la solución en las recetas de Iker Erauzkin.

El rape es un pescado muy agradecido, fácil de preparar, un sabor extraordinario, y unas posibilidades enormes a la hora combinar con otros productos. Ya tenía una receta publicada con rape y marisco, estupenda la cazuela de langostinos salvajes, pero esta es completamente distinta; frente a la contundencia de aquella, esta muestra un sabor suave, con una crema que personalmente me ha encantado.

Para una ocasión extraordinaria.

Espero que os guste.


Ingredientes (para 4 personas):

1 cola de rape de 1 kg., 16 gambas rojas, 500 gramos de mejillones, 1 calamar, 200 ml. de nata liquida, 1 cebolla, 1 puerro, 2 dientes de ajo, 4 cucharadas de tomate frito, aceite de oliva, romero, sal y pimienta.

Preparación:

Se trocea la cola de rape en pedazos generosos y se salpimenta.

Pelamos las gambas guardando las cabezas.

Limpiamos y troceamos el calamar cortando en anillas el cuerpo. Sazonamos.

Picamos fino la cebolla, el puerro y el ajo. Sazonamos.

Elaboración:

En una cazuela con un chorrito de aceite rehogamos la cebolla, el puerro y el ajo. Una vez que comiencen a coger color y se ablanden un poquito las verduras añadimos las cabezas de las gambas y las cuatro cucharadas de tomate frito y lo mezclamos todo bien. Cubrimos entonces este sofrito con un vaso y un poco más de agua y dejamos cocer durante 8 o 10 minutos. Pasado este tiempo colamos el caldo resultante y lo reservamos.

En otra cazuela abrimos los mejillones. Una vez abiertos retiramos la cascara y colamos el caldo.

En una cazuela de barro con un poco de aceite freímos los trozos de rape hasta que quede bien dorado y cocido. Añadimos entonces la carne de las gambas, el calamar y los mejillones, damos unas vueltas e incorporamos el caldo que hemos elaborado con las cabezas de las gambas y el de los mejillones. Echamos una pizca de romero y la nata. Dejamos hervir unos minutos removiendo bien para que se ligue la nata y espese un poquito el caldo.

Servimos enseguida.

Presentación:

Servimos en cada plato cubriendo bien los trozos con la crema que se ha elaborado.

Listo.

Importante: Tanto el texto como las imágenes publicadas en este blog están protegidas bajo una licencia

4 comentarios: