Translate

domingo, 9 de noviembre de 2014

PASTA CON SETAS Y TOMILLO SOBRE CREMA DE GORGONZOLA

De nuevo un plato de pasta, un producto con una versatilidad tremenda, que da pie a unas posibilidades de combinación de sabores tremenda, económicas, fáciles de preparar y saludables.

En esta ocasión he encontrado esta receta (del libro I Love pasta) que ha resultado muy sencilla y cuyo elemento diferenciador ha estado en el sabor aportado por la crema de queso gorgonzola. Ha resultado extraordinaria, con un sabor que ha resultado más suave de lo esperado.

He utilizado para su elaboración unos rigatoni integrales, pero se puede utilizar cualquier otro tipo de pasta corta, o bien larga como las tagliatelle (tallarines).

Espero que os guste.



Ingredientes (para 4 personas):

350 gramos de pasta, 400 gramos de setas de temporada, 150 gramos de queso gorgonzola, 30 ml. de nata para cocinar, 50 gramos de queso parmesano rallado, 30 gramos de frutos secos (pistachos, avellanas, piñones) desmenuzados y tostados, 20 ml de aceite de oliva virgen extra, 1 manojo de perejil, tomillo, 1 diente de ajo, sal y pimienta blanca picada.

Preparación:

Separamos los tallos del perejil, que vamos a utilizar, y picamos las hojas.

Pelamos el diente de ajo y lo dejamos entero.

Cortamos las setas ya limpias en dados y sazonamos.

Desmenuzamos en trocitos muy pequeños los frutos secos y los mezclamos.

Elaboración:

Se pone el aceite con los tallos de perejil y el diente de ajo en una sartén caliente, removemos un poquito y enseguida añadimos las setas. Se saltean a fuego vivo durante unos minutos.

Cuando las setas estén bien doradas, se retiran los tallos de perejil y el diente de ajo.

Se rectifica si es necesario de sal y se añade una pizca de pimienta picada blanca.

Se aromatiza espolvoreando un poquito de tomillo y una cucharada de perejil picado.

En una cacerola se derrite el queso gorgonzola con la nata a fuego lento.

Cuando  se haya fundido, se añade el parmesano rallado y se rectifica de sal.

Mezclamos bien y se tritura con una batidora para obtener una crema lo más fina posible.

Mantenemos caliente hasta su utilización final.

Se cuece la pasta  en abundante agua con sal el tiempo que indique el fabricante (normalmente 8 o 9 minutos).

Cuando estén al dente se enfrían con agua fría y se escurren bien.

Una vez escurridos, mezclamos con las setas y salteamos en una sartén durante unos instantes.

Presentación:  
 
Se recubre el fondo de un plato llano con una capa de gorgonzola fundido y se coloca la pasta encima.

Se adorna espolvoreando los frutos secos desmenuzados sobre ella.

Listo.

Importante: Tanto el texto como las imágenes publicadas en este blog están protegidas bajo una licencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario