Translate

martes, 28 de febrero de 2012

ARTISTAS INVITADOS:“A CA´L PARRES”.Maria Jose Rodes Lorenzo

Una de las pretensiones iniciales de este blog, era conseguir recetas típicas de nuestra tierra. Recetas basadas en los productos de nuestra huerta y, que como ella, se están perdiendo poco a poco. Recetas, que, quizás por su humildad no llaman la atención de los restauradores de la comarca, pero que en los tiempos que estamos, vuelven a tener una relevancia que debe tenerse en consideración. Esta receta tiene un coste de menos de un euro por ración, y su resultado es extraordinario.






Hace unos días “A ca´l Parres” estuvimos conversando sobre platos que hacían nuestras madres y abuelas e hicimos un recordatorio de platos que de pequeños comíamos en nuestras casas, hoy casi olvidados. Así recordamos este plato, la sémola, las tortas en caldo, el guisao de hinojos, la olla viuda, el arroz clarico de vigilia y otros que se hacían a diario en nuestras casas (las pelotas era cosa especial de fiestas y domingos). Pensamos que debíamos recuperar estas recetas e intentar incorporarlas a la dieta actual.
Surgió, en la conversación la posibilidad de probar estos platos y el Parres comentó la posibilidad de hacer una prueba. El conocía a Maria Jose Rodes Lorenzo, que sabía hacer “la sémola” y decidimos llevarlo a la práctica.
Este que aquí mostramos es el resultado.

SEMOLA



INGREDIENTES:

     300 gr. de habas ya peladas, 4  alcachofas,  , 1 garba (un manojo de 5 cabezas) de ajos tiernos, 150 gr. de bacalao desmigao, harina, aceite de oliva, sal y colorante alimentario.

PREPARACIÓN:

Se pelan las alcachofas, se limpian y se cortan en láminas (como para ensalada.)

Se limpian, pelan y trocean los ajos tiernos

ELABORACIÓN:

En un a sartén de hierro se sofríen las alcachofas, las habas y los ajos tiernos. Una vez sofritos se cubren de agua y se deja hervir unos 20 minutos, hasta que las alcachofas estén tiernas.
En ese momento se incorpora el bacalao desmigao y un poco de colorante, e inmediatamente se empieza a añadir harina, poco a poco y removiendo continuamente el guiso hasta que se espese, consiguiendo una masa como una papilla.

Servir. Aunque hay quien dice que lo típico es comerlo en la misma sartén donde se guisó.
Se acompaña de una ensalada con cebolla.



    Importante: Tanto el texto como las imagenes publicadas en este blog estan protegidas bajo una licencia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario