domingo, 27 de noviembre de 2016

GUISO DE SEPIA CON PATATAS

Hay veces en las que me sorprendo de lo que se puede conseguir con unos ingredientes sencillos, con una elaboración sencilla y con un presupuesto realmente económico. 

La verdad que esto siempre ocurre cuando echamos mano de las recetas tradicionales. Cuando descubrimos una de estas receta siempre nos preguntamos que como es posible conseguir un plato extraordinario sin necesidad de filigranas culinarias, cocciones imposibles, técnicas rebuscadas e ingredientes exóticos; y la respuesta pienso que está en la sabiduría de la tradición, de las personas que desde el principio de los tiempos ha tenido que alimentar a los suyos con los productos que en cada sitio se tenían a mano y con el tiempo que las demás tareas les dejaban, y que además, buscaban que estas comidas fueran lo más agradables posibles para disfrutar de la alimentación.

Os puedo asegurar que el guiso que hoy os presento ha resultado con un sabor como muy pocas veces había probado.  Difícil de superar, y los ingredientes son sepia, patatas, huevo, pimientos, cebolla, ajo, tomate, aceite, sal y pimentón ¿alguien no conoce alguno de estos productos?

Espero que os guste.


Ingredientes:
       
2 sepias, 4 o 5 patatas medianas, ½ pimiento verde, ½ pimiento rojo, 1 cebolla, 2 tomates, 2 dientes de ajo, 2 huevos, ½ vaso de vino blanco, 1 cucharada de pimentón dulce, aceite de oliva, caldo de pescado y sal.

Preparación:

Lavamos, limpiamos y troceamos las sepias en pedazos de un par de cm. aproximadamente. Sazonamos.

Pelamos y troceamos las patatas. Sazonamos.

Picamos el pimiento verde, el pimiento rojo, la cebolla, los tomates (pelados y sin semillas) y los dientes de ajo. Sazonamos.

Hervimos los huevos y una vez hervidos pelamos y separamos la yema de la clara. Troceamos la clara y desmenuzamos la yema.

Elaboración:

En la cazuela donde vamos a realizar el guiso echamos un poco de aceite de oliva y sofreímos todas las verduras que habíamos picado juntas (pimientos, cebolla, tomate y ajo).

Cuando estén sofritas echamos la cucharada de pimentón, damos unas vueltas y enseguida añadimos el medio vaso de vino blanco. Damos unos hervores para evaporar el alcohol.

Echamos entonces las sepias, rehogamos un poco y cubrimos con el caldo de pescado. Dejamos cocer durante quince minutos a fuego no muy fuerte.

Pasado ese tiempo añadimos al guiso las patatas partidas y seguimos cociendo durante 20 minutos más. Si fuese necesario añadiríamos un poco más de caldo.

5 minutos antes de acabar añadimos el huevo troceado y la yema demenuzada y probamos de sal, rectificando si fuese necesario.

Pasado el tiempo indicado, apartamos del fuego y dejamos reposar unos minutos.

Presentación:

Servimos en platos hondos procurando equilibrar todos los ingredientes en las raciones.

Listo.

Importante: Tanto el texto como las imágenes publicadas en este blog están protegidas bajo una licencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada