domingo, 15 de mayo de 2016

TARTAR DE ATÚN

Tres intentos me ha costado conseguir un tartar aceptable. Una receta que pensaba que podía ser más sencilla de realizar de lo que ha resultado.

Hace algo más de un mes probamos un tartar en un restaurante y resultó exquisito. Quise probar a realizarlo creyendo que su elaboración podría ser muy sencilla; y la verdad es que sobre la base es bastante fácil, pero encontré algunas dificultades que provocaron algún que otro fracaso, como el control de los tiempos de maceración y la combinación idónea de los ingredientes usados. Pero bueno “todo fracaso es el condimento que da sabor al éxito” y esa es la actitud que debemos tomar en las dificultades con las que nos encontramos.

Estoy seguro que podremos ir mejorando esta receta conforme vayamos conociendo mejor las combinaciones y tiempos de su elaboración y los ingredientes que podemos utilizar.

Nos ha gustado el sabor conseguido.



Ingredientes (4 personas): 
   
300 gramos de atún, 1 ½ cucharadas de salsa de soja, el zumo de ½ lima, el zumo de ½ naranja, un manojito de cebollino, unas perlas de vinagre de Jerez, otras de fruta de la pasión (las perlas es un producto que encontré en el mercado que son unas esferificaciones de diversos sabores. Aparte de estos que os he dicho encontré otro de manzana. Vienen muy bien en ensaladas y en este tipo de platos), un poquito de wasabi (según gusto), ½ tomate confitado en almíbar, sésamo (ajonjolí), la yema de un huevo y sal.

Preparación:

Troceamos el atún en pedacitos pequeños.

Picamos el cebollino.

Troceamos el tomate confitado en almíbar.

Elaboración:

En un bol colocamos el atún picado y vamos añadiendo poco a poco todos los ingredientes.

Incorporé primero el zumo de la lima y la naranja removiendo bien para que se impregne el atún de estos sabores.

Después añadí el cebollino y seguí mezclándolo todo.

A continuación eché un poquito de wasabi, dos cucharaditas de sésamo, el tomate confitado y las perlas de vinagre y de la fruta de la pasión. Se mezcló todo bien.

Por último puse la yema de huevo y una pizca de sal. Volví a mezclar todo por última vez para que se integraran bien todos los ingredientes.

Presentación:

Tenemos varias opciones para realizar su presentación. En esta ocasión opté por ponerlo en unos recipientes individuales.

Tenemos que tener la precaución de no dejar macerar demasiado el tartar, es decir, una vez mezclados los ingredientes, debemos servirlo lo antes posible.

Listo.

Importante: Tanto el texto como las imágenes publicadas en este blog están protegidas bajo una licencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario