domingo, 15 de noviembre de 2015

SARDINAS MARINADAS Y PIMIENTOS

Este año me ha dado la impresión que ha habido escasez de sardinas en los mercados. Precio elevado para este pescado y muy poca cantidad que hacía que se agotara en poco tiempo y una semana tras otra nos encontrábamos sin poder probar este sabroso pescado esta temporada. Por fin esta semana he podido encontrar unas con muy buena pinta y no dude en comprar una pequeña cantidad para hacer una prueba.

No había marinado nunca las sardinas y tenía curiosidad por ver que tal resultaban, así es que me informé de cómo se podían preparar y me puse manos a la obra.

Desde luego que no es una elaboración que se pueda hacer en un momento, sino que necesita de varios día para obtener el resultado final, pero una vez conseguido compensa enormemente ya que podemos conservarlas bastante tiempo e ir usándolas cuando las necesitemos. Su presentación final es muy sencilla y nos puede sacar de más de un apuro. Pese al tiempo que se tarda en conseguir el marinado lo cierto es que es bastante sencillo realizarlo.

He visto que habían varios métodos para marinarlas, con sal, con cítricos, con vinagre…. y al final me he decidido probar con la sal.

El resultado ha resultado sorprendente, un sabor muy agradable y la carne de la sardina muy tierna. Estoy muy contento con esta receta.


Espero que os guste.


Ingredientes:

½ kilo de sardinas, sal de cocina, 1 pimiento rojo, otro amarillo, otro verde, todos pequeños, 1 cebolleta, aceite de oliva virgen extra y unas rebanadas de pan de hogaza.

Elaboración:

Por precauciones sanitarias congelamos las sardinas durante 1 día.

Las descongelamos, limpiamos y quitamos las escamas. Sacamos los lomos e intentamos quitar todas las espinas (con un poco de paciencia es posible).

Secamos bien los lomos ya desespinados y vamos colocándolos en un recipiente en capas cubriéndolos de sal. Una capa de lomos de sardina, cubrimos con sal, colocamos otra capa de lomos, otra vez sal y así sucesivamente.

Tapamos el recipiente y dejamos marinar en el frigorífico durante al menos 24 horas.

Pasado ese tiempo las sacamos, quitamos la sal y las lavamos bien.

En ese momento picamos los pimientos y las cebolletas en trocitos pequeños.

Secamos los lomos de las sardinas y los volvemos a colocar en otro recipiente. Incorporamos los pimientos y la cebolleta picada y cubrimos todo con aceite de oliva virgen extra.

Volvemos a meter en el frigorífico y dejamos otras 24 horas por lo menos para que vayan mezclándose bien los sabores.

A partir de este tiempo ya podemos consumirlas cuando las necesitemos. Como ya he dicho se conservan en perfecto estado durante bastante tiempo.

Presentación:

Cogemos unas rebanadas pequeñas de pan de hogaza y cortamos cada lomo por la mitad. Colocamos los lomos sobre la rebanada y añadimos unos trocitos de los pimientos y un poquito de aceite del marinado sobre ellos.

Listo. Habremos conseguido una tapa extraordinaria.

Importante: Tanto el texto como las imágenes publicadas en este blog están protegidas bajo una licencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario