domingo, 27 de octubre de 2013

CABALLA EN ESCABECHE


                El pescado me encanta, pero tengo un problema con el: no puedo encontrar una espina, por pequeña que sea, en un plato de pescado.

             Por eso este domingo me dedique a aprender, a experimentar, a practicar, como puedo presentar una receta de pescado con una ausencia total de espinas. No soy muy experimentado en esta faceta, por lo que necesitaba hacer estas pruebas aunque desperdiciara algo en el intento.

            Me fui al mercado y encontré unas caballas que creo que me podría servir para esta prueba. Una vez en casa, afilé cuchillos y me puse manos a la obra.

     El resultado fue muy satisfactorio para mí, conseguí unos filetes de caballa bastante homogéneos y, sobre todo, sin una sola espina. Además me sorprendió muy agradablemente que esta operación fuese más rápida de lo que pensaba.

             Una vez limpio y cortado el pescado ¿Qué hacer con él? Pues se me ocurrió una receta con caballa muy popular y muy sencilla, la caballa en escabeche, que sin espinas con las que pelear, me ha sabido a gloria.

     Espero que os guste a vosotros también.


      -Ingredientes:

         2 caballas, 6 dientes de ajo, 2 cucharadas de vinagre de jerez, 6 o 7 hojas de laurel, 3 cucharadas de aceite y sal.

   -Preparación:  
      
          Se lavan bien las caballas, se corta la cabeza y se le sacan las vísceras. Se sacan unos filetes longitudinales y se limpian cuidadosamente de espinas. Por último se trocean estos filetes en tres o cuatro pedazos cuadrados. Se sazonan

          Se pelan y trocean 3 dientes de ajo y se echan a un mortero con una pizca de sal y se pican bien. Cuando lo tenemos bien picado añadimos las 2 cucharadas de vinagre de jerez y mezclamos bien. Añadimos por último un chorrito de agua.

     -Elaboración: 
        
              En una sartén calentamos las 3 cucharadas de aceite e incorporamos los trozos de caballa, los tres dientes de ajo restantes y las hojas de laurel.

              Sofreímos unos minutos y cuando veamos que cogen color incorporamos el majado del ajo con el vinagre dejando reducir un poco el líquido. Apartamos.

              Listo

              Este plato tiene la ventaja de que se puede consumir frío.

Importante: Tanto el texto como las imágenes publicadas en este blog están protegidas bajo una licencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario